Nuevo servicio de detección precoz del cáncer de piel

La detección precoz del cáncer de piel es esencial para el éxito del tratamiento

Nuevo servicio de detección precoz del cáncer de piel

¿Sabías que la piel de un humano promedio mide unos 2 metros cuadrados y pesa más de 4 kilos? Quizá no te hayas parado nunca a pensarlo, pero la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y su función es vital para nuestro bienestar. Ella es la encargada de protegernos frente a factores externos (humedad, golpes, quemaduras,…) y de sintetizar la vitamina D. Además, recibe todos los estímulos que nos proporciona el sentido del tacto y regula el metabolismo, manteniendo nuestra temperatura corporal y eliminando sustancias nocivas. Pero, si es tan importante, ¿por qué a veces le prestamos tan poca atención? Eso es lo que queremos evitar desde Grupo San Juan, ofreciéndote un nuevo servicio: las citas rápidas para la detección precoz del cáncer de piel.

 

Tipos de cáncer de piel

Habitualmente, el cáncer de piel se desarrolla en pieles que se exponen al sol sin la protección solar adecuada. No obstante, debemos tener en cuenta que esto no quiere decir ni que las personas que toman el sol vayan a desarrollar cáncer de piel. Ni que en pieles o zonas de la piel no expuestas al sol no vaya a producirse ese crecimiento anómalo de sus células. Simplemente, debemos saber que la exposición a la radiación ultravioleta es el mayor factor de riesgo para desarrollar esta enfermedad. Y esta exposición afecta a todo tipo de pieles, independientemente de su color. Por lo tanto, debemos ser especialmente cuidadosos con las zonas corporales que quedan más expuestas al sol, como la cara, el cuero cabelludo, el cuello, las manos o los brazos.

Entonces, ¿qué debemos hacer? Por un lado, debemos limitar la exposición solar y no olvidar ponernos crema de protección solar. Y, por otro, al igual que sucede con cualquier enfermedad, debemos tener claro que la detección temprana de cualquier problema en la piel es esencial para que su tratamiento sea un éxito.

En cuanto a las lesiones malignas de la piel, los tres tipos más habituales de cáncer de piel son el melanoma, el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular:

  • El melanoma puede formarse tanto en la piel normal como en un lunar ya existente que se vuelve canceroso. Se produce  tanto en pieles expuestas al sol como en partes del cuerpo que habitualmente cubrimos, como las palmas de los pies. Entre los signos que debemos conocer, distinguimos los lunares que cambian de tamaño, color o que sangran; un lunar o área amarronada con pintitas negras; o una lesión dolorosa en la piel que nos produce escozor o nos quema.
  • El carcinoma basocelular suele formarse en la piel más expuesta al sol, como la de la cara o el cuello. Normalmente, aparece bajo tres formas: una lesión parecida a una cicatriz marrón, un bulto de apariencia cerosa o una úlcera sangrante que puede incluso curarse y reaparecer.
  • El carcinoma espinocelular, al igual que el carcinoma de las células basales, aparece en las zonas más expuestas a la radiación ultravioleta, como el rostro o las manos. Su apariencia puede ser la de un nódulo rojo, de tamaño dispar, o bien una lesión plana con costras.

 

Factores de riesgo para el desarrollo del cáncer de piel

Como hemos dicho, la exposición a la radiación ultravioleta es uno de los mayores factores de riesgo para la aparición un cáncer de piel, ya sea de forma natural (tomar el sol) o artificial (acudir a cabinas de bronceado, por ejemplo). Pero debemos tener especial cuidado si, además, también presentamos estas otras condiciones:

  • Antecedentes de quemaduras solares. Seguro que has escuchado decir que “la piel tiene memoria”, y es cierto que debemos tener especial cuidado con el sol desde nuestra infancia. Y, por supuesto, debemos evitar las quemaduras siendo adultos.
  • Piel clara. Es cierto que el cáncer de piel puede afectar a todo tipo de pieles, pero si tenemos un tono de piel claro, los ojos claros, pecas y/o el cabello rubio o pelirrojo tendremos más predisposición a desarrollarlo.
  • Lunares. Las personas que tienen muchos lunares, o lunares “atípicos”, tienen más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.
  • Predisposición genética. ¿Alguien en tu familia ha desarrollado un melanoma o un carcinoma? ¿Lo has tenido tú? Si es así, lamentablemente, la probabilidad de aparición (o reaparición) es mayor.
  • Sistema inmunitario debilitado. Las personas con enfermedades autoinmunes o que toman medicamentos inmunosupresores deben tener especial cuidado, ya que su sistema defensivo es más vulnerable.
  • Vivir en zonas con climas cálidos o en grandes altitudes. Los climas fríos llevan aparejada una menor exposición al sol, al igual que vivir en zonas elevadas implica que el sol que recibimos sea más fuerte.

 

¿Cómo podemos proteger nuestra piel?

Como hemos visto, existen múltiples factores que aumentan el riesgo de padecer un melanoma o un carcinoma, pero también podemos poner en práctica algunos consejos para cuidar nuestra piel:

  • Evitar el sol en las horas de mayor peligro. Entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde debemos evitar el sol si no queremos quemarnos. En esas horas es mejor evitar las actividades al aire libre, incluso si es invierno o si el día está nublado.
  • Usar protector solar. Es importante tener claro que las cremas no pueden filtrar toda la radiación ultravioleta perjudicial, pero sí que nos protegen en gran medida de los efectos nocivos del sol. Para que esta protección sea real, debemos ponernos cremas con filtros de protección solar (FPS) de 30 o superiores, y hacerlo con frecuencia (cada hora, aproximadamente), sobre todo si nos mojamos o si estamos haciendo ejercicio físico y transpiramos. Además, no debemos olvidar ponerla en todas las partes del cuerpo: hay que incluir los labios, las orejas o las palmas de las manos y los pies.
  • Si quieres broncearte, hazlo de forma paulatina y natural. ¿Llega el verano y quieres subir varios tonos tu color de piel? Mejor no tener prisa en “coger moreno”. Evita tomar el sol en camillas o cabinas solares, ponte siempre crema protectora de factor alto y evita las horas de sol más peligrosas. De esta forma conseguirás un bronceado más saludable, e incluso más prolongado en el tiempo.
  • Utiliza ropa adecuada. Si sabemos que vamos a pasar tiempo expuestos al sol, aparte de usar crema solar, también debemos asegurarnos de llevar la ropa y los complementos adecuados para protegernos. Para ello, debemos saber que la ropa de tonos oscuros nos protege mejor del sol, también debemos tener cuidado con el cuero cabelludo usando gorras o sombreros de ala ancha, y no olvidar las gafas de sol que protegen de los rayos UVA y UVB.
  • Cuidado con los medicamentos fotosensibilizantes. Algunos medicamentos, como los antibióticos, pueden tener efectos secundarios como una mayor sensibilidad al sol. Lee el prospecto de cualquier medicamento que estés tomando y, en caso de duda, consulta a tu médico o al farmacéutico.
  • Vigilar nuestra piel con regularidad. ¿Hemos observado cambios en lunares, pecas o manchas de nacimiento? ¿Tenemos una lesión en la piel que pica o sangra? Debemos revisar todo nuestro cuerpo con regularidad, ayudándonos de un espejo para ver zonas de acceso limitado, como la espalda, el cuero cabelludo, las orejas o la parte trasera del cuello o los muslos.

 

¿En qué consiste nuestro servicio de detección precoz del cáncer de piel?

¿Tienes algún lunar o lesión en la piel que te preocupa? Sabemos que actualmente las listas de espera para Dermatología, incluso en la sanidad privada, son de hasta un año. Pero, como sabes, la prevención y la detección rápida son fundamentales para que el tratamiento de la enfermedad tenga éxito.

Nuestro servicio de detección precoz del cáncer de piel está dirigido a resolver, de forma rápida, todas las dudas que puedas tener sobre un lunar o una lesión en la piel que pueda presentar malignidad. De este modo, dispondrás de 10 minutos de consulta para que nuestra dermatóloga pueda evaluar todos los lunares, pecas, manchas o lesiones que te preocupen o que, según su criterio, sean sospechosos de malignidad. Y, en caso de que fuese necesario, se te podrá derivar a otro especialista o volver a citarte en Dermatología para proceder a su eliminación.

¿Tienes factores de riesgo o te gustaría descartar la malignidad de algún lunar o lesión en la piel? Puedes reservar cita con nuestro servicio de detección precoz del cáncer de piel escribiendo un email a dermatologiayestetica@policlinicasanjuan.com, llamando o enviando un mensaje de WhatsApp al 629 20 80 66. ¡La detección precoz de cualquier problema de salud es crucial para tu pronta recuperación!

Rate this post